¿Quién muere cuando muere una piba asesinada?

por Lucas Fauno Gutiérrez

Mientras tu vieja mira a Tinelli y yo tuitéo indignado, una piba se vuelve abono. 

Una piba se vuelve abono y hace crecer las raíces del patriarcado, del sistema macho que la mató.
Una piba que fue tratada, abusada y asesinada como si fuese un pedazo de mierda. 

Una piba que con su carne niña hace crecer las flores hermosas de los espejitos sociales, de las mentiras que nos venden y compramos. 

Y la piba está muerta y yo hago protesta 2.0 de indignado de muro. 

¿Por qué la matan? ¿Por un short? ¿Por un embarazo? 

¿Porque coge? ¿Porque no coge?

NO.

La matan porque pueden. Porque el sistema los cubre. Porque nosotros lo cubrimos.

El piso que camino está hecho de pibas muertas. 
Por cada piba que es trending topic hay miles que murieron en el silencio de su casa, porque a ellas no las mata el enemigo, las mata su novio, padre, hermano. Las matamos nosotros. Nosotros que les enseñamos que ese era su final premeditado. Nuestro silencio y sus bifes las “educan”. 


Yo tengo una verga. Sirve para mear, coger y reproducirme si así lo decidiéramos. Esta pija no es un certificado de impunidad ante todo lo que yo quiera hacer. Soy varón por mi fisiología pero jamás seré un “Hombre”, jamás esa construcción social que me pide ser violento, macho, guapo, pulenta, agresivo, dominante, insensible y asesino. Asesino de pibas. Asesino de mí mismo, porque mi “ser hombre” mata todo lo que alguna vez pude ser, ese pibe sensible, con dudas y valores, todo eso muere en otra bolsa de consorcio.



El sistema patriarcal mata todo lo que no es hombre. Mata la trava. Mata al puto. Mata a la puta. Mata a todo lo que decide por sí mismo. Misma. Mismx. El patriarcado mata. Al patriarcado no lo forman los machos violentos y piropeadores solamente. Lo hace mi mamá que es un amor pero todavía separa rosa para nena y celeste para nene. Lo hace tu jefe que no te deja hacer tareas de hombre. Lo hace ella al mirar a la que por la calle se viste como quiere y le dice puta. Al patriarcado lo hacemos todos, todas y todxs. Y más lo hacemos cuando no hacemos nada, no hacer, callar, ceder, es validar y permitir. No hacer es hacer mucho. Entonces, ¿Quién muere cuando muere una piba asesinada? Nos morimos todos. Mueren sus cuerpos, muere nuestra vida, muere la libertad de ser.